Recomendaciones finales

Como conclusión, se podrían destacar los 3 grandes ejes de acciones que sobresalieron en el estudio. Estos son:

1. El manejo sustentable del agua. El agua es sin duda el recurso natural de mayor importancia para la vida humana. Por ello, una acción estratégica consiste en impulsar y realizar proyectos de pequeña escala para ampliar y rehabilitar el sistema hidráulico y para capturar y la regular los flujos de agua, compuesto por un conjunto de represas, reservorios, depósitos, terrazas, embalses, abrevaderos, vertederos, desfogues, drenes, canales, bordos, y otras micro-obras hidráulicas de bajo costo. En paralelo a las pequeñas obras, pero de ninguna manera como acciones primordiales, se podrían tomar medidas de mayor escala para la ampliación y rehabilitación de la infraestructura relacionada con la preservación de los recursos hídricos de Las Tablas, tales como la introducción de plantas potabilizadoras portátiles operadas con energía solar, el mantenimiento de plantas de tratamiento existentes, la construcción de plantas de tratamiento de escala local, el desazolve de ríos y derivaciones, la ampliación de las redes de abasto y almacenamiento de agua potable, la ampliación y el mantenimiento a la red de drenaje y alcantarillado, la construcción y el mantenimiento de infraestructura para separación de aguas pluviales y efluentes urbanos, entre otras. Su propósito es restaurar y preservar los recursos hídricos, proteger a la población rural y urbana y a las actividades productivas ante eventos hidro-meteorológicos extremos que producen grandes avenidas e inundaciones, así como garantizar el abasto de agua potable a todas las comunidades, incrementar la superficie de riego y con ello la diversificación de cultivos, fortalecer las prácticas culturales (acuacultura) vinculadas al agua y crear una multiplicidad de rutas acuáticas para el aprovechamiento de la población local y de los turistas y visitantes. Las acciones también deben estar dirigidas a rescatar los ríos y a promover acciones para que estos no se vean afectados por otras actividades como las ganaderas o las de urbanización.

2. La recuperación de suelos y bosques. Dado el avanzado grado de deterioro boscoso en algunas zonas, se visualiza como necesario establecer un conjunto anidado de prácticas de mejoramiento y conservación de suelos, para el mejor aprovechamiento de cada paisaje y del territorio entero de Los Santos, a partir de obras de pequeña escala como bordos, terrazas, nivelación, descompactación, despedregado, incorporación de materia orgánica, lavado con protección del manto freático y des-salinización, que tienden a incrementar su fertilidad. Asimismo, se contempla la realización de obras de mayor escala para la recarga de acuíferos, la restauración de cárcavas, la rehabilitación de barrancas, la construcción de rellenos sanitarios, el establecimiento de sistemas de clasificación de desecho sólidos, la instalación de plantas de reciclamiento de plásticos, vidrio y metales, entre otras. Esta acción estaría incompleta si no se lleva a cabo la restauración de los paisajes forestales de manera programada y sistemática, en coordinación con las instituciones federales, delegando la custodia de los mismos a los actuales usufructuarios, en quienes se encuentra el saber para conservar su patrimonio material y bio-cultural, así como para incrementar su patrimonio material a partir del aprovechamiento sustentable de los recursos forestales.

3. La concientización y la organización de la restauración convivencial de los recursos. El elemento sin duda más importante para mejorar la calidad de vida y la sustentabilidad de los lugares, es la formación de los seres humanos: la educación. Dada la gran cantidad de jóvenes con dificultades para encontrar opciones académicas y laborales, resulta estratégico aprovechar su enorme potencial para contribuir al desarrollo productivo de la entidad y para constituirse en la punta de lanza del rescate de los recursos naturales presentes en Los Santos. Por ello, es indispensable impulsar la formación de Estancias Productivas —autosustentables desde el punto de vista financiero— en las que, mediante asociaciones para la producción entre instituciones de educación superior y centros de investigación por un lado, y comunidades y empresas locales por otro, los jóvenes encuentren una alternativa para el desarrollo de competencias y la obtención de ingresos, aprovechando los recursos naturales y las tradiciones culturales locales. Estas instancias son también un núcleo de organización y promoción de las acciones para el rescate y la recuperación de los recursos de la cuenca, así como para la concientización de la sociedad sobre su inestimable valor. Constituyen una de las acciones de política más básicas y se encuentran implícitamente involucrada en la ejecución de un conjunto muy grande los dispositivos y proyectos involucrados en este trabajo.

Por último, habría que destacar las preocupaciones principales, tanto de los participantes en los distintos talleres, como de las personas que fueron entrevistadas durante el estudio. En general, se pueden dividir sus preocupaciones sobre el futuro de este estudio en 6 grandes rubros, cinco de los cuales reinciden en las acciones que se mencionan como prioritarias, y uno más en el futuro que tendrá este estudio y estudios similares tanto en Los Santos, como en el resto de Panamá.

Generación de conciencia.

  • Si será posible crear conciencia en la provincia de Los Santos para mitigar los efectos del cambio climático
  • Si será posible un cambio en la política de producción (agropecuaria) que permita la adaptación a los patrones de clima futuros
  • Si será posible un cambio en la mentalidad del productor

Transferencia de capacidades.

  • Si será posible replicar este tipo de estudios en otras provincias
  • Si será posible socializar este tipo de estudios a instituciones, productores, y población en general
  • ¿Cómo puede Los Santos apropiarse de este conocimiento?
  • Si será posible crear los medios para que los productores se apropien de este conocimiento y sean ellos quienes lleven a cabo los proyectos en el futuro

El agua.

  • Si será posible normar el uso del agua
  • Si será posible llevar a cabo los estudios sobre el balance hídrico de la provincia.
  • Si será posible llevar a cabo los estudios particulares sobre aguas subterráneas
  • Si será posible llevar a cabo los estudios sobre las Cuencas hidrográficas

Política

  • Falta planificación ordenada del uso de suelo que evite por ejemplo, el uso de tierra agrícola para urbanización
  • Falta coordinación entre universidades, instituciones públicas, productores,… como resultado hay multitud de estudios sin vincular
  • Habría que armar un grupo interinstitucional (entre el sector público y no público) que permitiera un política de adaptación
  • Habría que fortalecer las capacidades del MIDA
  • Habría que escalar experiencias con otras provincias
  • Habría que coordinar acciones entre los distintos ministerios
  • Darse cuenta que el problema del cambio climático es técnico, político e ideológico
  • La responsabilidad futura es del estado (pero en su sentido amplio y no restringido al gobierno).
  • Se ha privilegiado el interés por el crecimiento (económico) a costa del desarrollo humano

Incentivos

  • Falta financiamiento para política y desarrollo agropecuario
  • Los incentivos son perversos
  • Los estudios generan indicadores mal construidos: por ejemplo, nunca se contabiliza la riqueza de la agrobiodiversidad.
  • Por falta de indicadores correctos, no está bien dimensionado la aportación de la agrobiodiversidad a la riqueza de Panamá.
  • Habría que construir indicadores que permitieran realmente, conocer, entender, y contabilizar correctamente la riqueza agroambiental y la contribución de los pobladores rurales

El estudio

  • Que el estudio presente sea una herramienta que enriquezca la labor que ya se lleva a cabo por otros ministerios, instituciones,..
  • Que sirva para orientar programas, proyectos, establecer políticas públicas sobre el medio ambiento y el desarrollo rural.
  • Que exista vinculación entre este proyecto y otros que ya se llevan a cabo en la región de Azuero, la provincia de Los Santos, y el resto de Panamá.
  • Que impulse la creación de herramientas para una mejor gestión de riesgo
  • Que no se piense este estudio como un resultado final sino como el inicio de un proceso.