Parte 3 Instrumentación

La instrumentación de la estrategia es probablemente la parte más importante de cualquier ejercicio de planeación. El Plan puede tener muy bien especificado el qué sucede, cuándo sucede, quiénes se benefician y quiénes resultan perjudicados con lo que sucede, dónde sucede, y qué hacer para modificar favorablemente lo que sucede, sin embargo, si el Plan no describe un “mapa de ruta” acerca de cómo llevar a la práctica la estrategia, será un instrumento limitado para la acción y, en el caso que nos ocupa, la intervención mediante políticas públicas se verá entorpecida. Es preciso, entonces, generar las condiciones de posibilidad para que la estrategia pueda llevarse a buen puerto.

En la etapa anterior se plantearon 5 acciones estratégicas: 1. El manejo sustentable del agua. 2. La recuperación de suelos y bosques. 3. La concientización y la organización de la restauración convivencial de los recursos. 4. La utilización y la producción de tecnologías sustentables. 5. La generación participativa de información y conocimiento. De igual forma, se expusieron los 24 dispositivos (o políticas complejas) que integran y anidan a los 101 proyectos, cuya pertinencia fue calificada por los expertos que participaron en los LEG’s. Los dispositivos fueron:

  1. Establecer una red de información sobre los efectos del cambio climático, basada en los recursos institucionales (estaciones eco-meteorológicas y otros) y en la participación de los propios productores rurales y de la sociedad, que abarque todos los paisajes de la cuenca del rio Lerma en el estado de México.
  2. Restaurar los paisajes forestales de manera programada y sistemática, en coordinación con las instituciones federales, y delegar su custodia a los actuales usufructuarios.
  3. Impulsar una estrategia de concientización de la población de las áreas rurales y urbanas, sobre el valor de la biodiversidad, los recursos naturales, el agua y la salud.
  4. Impulsar y realizar acciones de pequeña escala para ampliar y rehabilitar el sistema hidráulico y para la captura y la regulación de los flujos de agua, compuesto por un conjunto de represas, reservorios, depósitos, terrazas, embalses, abrevaderos, vertederos, desfogues, drenes, canales, bordos y otras micro-obras hidráulicas de bajo costo.
  5. Realizar acciones de mayor escala para la ampliación y rehabilitación de la infraestructura relacionada con la preservación de los recursos hídricos de la cuenca del Lerma en el estado de México.
  6. En zonas rurales y urbanas, impulsar la utilización de ecotecnias: cama bio intensiva de hortalizas, composta, lombricomposta, biodigestores, conservación del suelo, sistemas de captación de agua de lluvia, bombas manuales, baños secos, manejo y aprovechamiento de residuos domésticos, estufas de aserrín y solares, hornos, refrigeradores y calentadores solares, hidroponia, entre otras.
  7. Establecer un conjunto anidado de prácticas de mejoramiento y conservación de suelos.
  8. Fomentar la recuperación, restauración y preservación de los humedales mediante su gestión sostenible.
  9. Impulsar la agricultura de conservación rotativa, diversificada, de asociación de cultivos, y libre de agroquímicos.
  10. Estimular la llamada agricultura de traspatio en zonas rurales y urbanas.
  11. Crear un dispositivo de seguridad alimentaria y arraigo en las zonas rurales.
  12. Crear dispositivos urbanos de seguridad en la vivienda, la salud y la alimentación.
  13. Articular una cooperativa inter-comunitaria de tianguis.
  14. Fomentar la “integración vertical”.
  15. Fomentar la “integración horizontal”.
  16. Crear empresas de investigación y desarrollo en coparticipación, entre productores locales, instituciones de investigación y gobierno.
  17. Impulsar la formación de Estancias Productivas: centros de investigación y oficios y granjas productivas con vocación local.
  18. Impulsar y crear un banco de biodiversidad.
  19. Impulsar la preservación y aprovechamiento del patrimonio biocultural, paisajístico, histórico y arqueológico
  20. Inducir nuevas formas de ruralidad urbana de tipo forestal, piscícola, ganadera y agrícola, en ciudades grandes y medias.
  21. Establecer las reglas de coparticipación y convenir con los habitantes de barrios y comunidades para la restauración urbana.
  22. Urbanizar nuevas zonas cercanas a las ciudades medias y pequeñas.
  23. Ampliar y, en su caso, restaurar la malla de caminos, senderos y puestos que vincula entre sí a todas las comunidades y municipios de la cuenca.
  24. Crear un sistema de información geoprospectivo que permita la evaluación y el monitoreo del desenvolvimiento de los paisajes que configuran la cuenca del rio Lerma en el estado de México.

Con los resultados obtenidos en las etapas anteriores se postularon 3 regiones de acción prioritaria como se muestra a continuación:

A manera de ejemplo, se tiene para la región oriente:

La estrategia involucra la concatenación de tendencias, actores y proyectos, de acuerdo a la normativa vigente (o la que se tendría que implementar si fuese el caso). Hay muchos aspectos que tomar en cuenta a la hora de construir una estrategia de instrumentación. Por ejemplo, hay que considerar que la ejecución de proyectos aislados entre sí, en términos espaciales y temporales, en el mejor de los casos tiene un impacto limitado. Con el trabajo de los expertos en los Laboratorios de geoprospectiva, fue posible determinar los proyectos prioritarios para cada paisaje en específico, la secuencia temporal en la que es recomendable ejecutarlos, las alianzas necesarias con los actores políticos y sociales clave, así como la forma en que la ejecución de tales proyectos se anida como política compleja en los dispositivos correspondientes. Es poco aconsejable intentar intervenir en todos los municipios de la cuenca con las mismas acciones, la misma intensidad y al mismo tiempo.

Otro aspecto importante es que resulta más fácil convocar e involucrar en la gestión de la estrategia a las instituciones gubernamentales, los empresarios, los académicos e investigadores, las organizaciones de la sociedad civil, a todos, cuando los objetivos son tangibles y alcanzables en el corto plazo, de ahí que sea necesario identificar los territorios idóneos en los cuales es posible obtener en poco tiempo resultados positivos. Si se logran los “casos de éxito” aludidos, la confianza social en las virtudes del Plan y de la estrategia empleada se incrementará, y motivará a los habitantes de otras regiones dentro de la cuenca a participar en las acciones de manera mucho más decidida.

Otro aspecto que es necesario tomar en consideración, es la centralidad de aquellas acciones de política que, no obstante su bajo costo económico, tienen una gran importancia estratégica para la instrumentación del Plan por su elevado impacto social y ecológico, aunque demandan esfuerzos significativos de coordinación y de organización.